Apoyos

En muchas Asanas podemos usar apoyos (props) cómo un bloque de madera, una manta, un cinturón, una silla, un cojín e incluso la pared y el suelo nos indicarán la dirección correcta desde la que la acción y el movimiento deberían venir.
Por ejemplo en Swastikasana, traducido del sánscrito al castellano la posición de cruce de piernas simple, usamos la pared (ver foto abajo) no sólo para apoyar nuestra espalda, también para entender lo que significa alineamiento. Una vez nos sentamos balanceadamente en los ísquiones y los usamos como base, como raíz, podemos comenzar a comprender y aprender a alargar nuestra espalda y a estirar la base de nuestro cuello, abriendo nuestro pecho y con él, nuestro corazón. Todo usando la pared como referente a una alineación correcta. Si no tuviéramos la pared como guía se nos colapsarían probablemente los hombros, cerrando nuestro pecho y haciéndonos creer que nuestra espalda está alargada por error. Dado que la costumbre tiene un papel importante en nuestra postura, tendemos a creer que lo que nos es cómodo es "normal" y en consecuencia no puede hacer daño. De hecho, lo que interpretamos como cómodo es sólo un hábito, que puede ser, en efecto, dañino. Por suerte tenemos la pared y muchos otros props para enseñarnos una postura y alineamiento sanos y correctos.

"La pared es mi guru"
B.K.S. Iyengar