Acupuntura

acupunturaSegún el diccionario Oxford, ENERGÍA es: 'el poder y la vitalidad requeridos para sostener una actividad.'
La energía es el motor de cualquier actividad; sea física, mental o emocional.

Ya desde el primer momento que abrimos los ojos por la mañana, percibimos inmediatamente la cantidad y calidad de la energía que tenemos hoy.
A partir de este momento, continuamos registrando mentalmente nuestro nivel de energía durante diferentes momentos del día. Especialmente cuando este nivel sufre cambios importantes, como por ejemplo después de comer o por la noche antes de dormir.

Al observar nuestras reacciones diarias ante el flujo de energía, notamos que todo nos afecta- día, noche, frío, calor, movimiento, quietud, desesperanza o fe. En acupuntura relacionamos las horas del día, estación del año, tipo de secreción del cuerpo, sentimientos o aspectos fiscos y emocionales con un órgano o víscera específicos.
¿A quién no le ha pasado que después de una situación intensa emocionalmente sufrió migraña, insomnio, trastornos digestivos o incluso la gripe?
Entonces, aunque percibamos la energía como una fuerza invisible, lo que vemos y sentimos físicamente es su manifestación.

Al observar los ciclos de la naturaleza, notamos que nosotros también nos movemos por un ritmo determinado y ordenado. Los ritmos de la vida también nos afectan. Cada parte en nuestro organismo tiene su propio ritmo que está sincronizado con el resto de la orquesta, sincronizado a nivel celular y energético con las demás partes del cuerpo.
¿Qué pasa si un órgano está acelerado o insuficientemente activo? Esto es un desequilibrio.
Sea el desequilibrio que sea- plenitud o déficit- éste órgano o tejido sufre. Además, afecta a otros tejidos y órganos que dependen de su función para cumplir la suya.
Éste círculo vicioso puede empezar por algo tan sencillo como una insatisfacción, miedo, rabia o falta de sueño. Comienza como un desequilibrio sutil, que sentimos pero todavía no podemos nombrar, con el potencial de crecer y acabar afectando a todas nuestras capas: física, emocional, mental y espiritual. Un desequilibrio sutil no tratado puede llevar con el tiempo a un desequilibrio grave.

Las dolencias y patologías empiezan una vez la energía ya se ha materializado, condensado y estancado. De hecho, los sabios de la acupuntura dicen: 'donde hay estancamiento, hay dolor'. La energía tiene que fluir.

En la acupuntura dirigimos la terapia a uno de sus orígenes más profundos- la energía, el motor del cuerpo.
Es sabido que el cuerpo tiene abundantes recursos y está plenamente dotado de la capacidad de autorregulación y autoequilibrio. En la acupuntura, hacemos circular la energía vital a zonas específicas donde sabemos que esta es relevante para tratar determinadas lesiones y patologías.

La acupuntura es especialmente beneficiosa para gente que sufre de: ansiedad~ asma ~ depresión leve ~ manías y obsesiones ~ presión sanguínea alta ~ insomnio ~ migrañas ~ colon irritable ~ dolores de espalda (con la ayuda de ventosas y otras herramientas) ~ trastornos menstruales. Etc.